20.4.09

Retrogustos

Fotos: Lena Yau


Los edificios de Pekín y de Shanghai están vivos.

Las moles, los rascacielos, los templos.

Todos respiran.

De noche, en mi habitación, sentía que el hotel me había tragado.

Cerraba un ojo y el otro lo dejaba abierto y fijo en la ventana.

Porque para mí, los cuerpos de hierro, concreto y espejos, fingían ser construcciones durante el día pero de noche retomaban su naturaleza primera.

(Monstruos, robots, transformers, godzillas, serpientes articuladas).

No dormía.

Quería sorprenderlos con las manos en la argamasa.

____________________________________


Una vez fui a México.

En realidad, fui muchas veces.

Pero sólo una vez, en el DF, vi el Templo Mayor.

(Una súbita fuerza me obligó al agua…tal vez Tláloc).

Una vez fui al Perú.

Me acerqué a Machu Pichu volando.

Desde el aire miré gargantas y verdes.

Escuché al Urubamba.

(Entonces recordé a Neruda y me estremecí).

Una vez fui a Pekín.

Entré a la Ciudad Prohibida por la puerta equivocada.

Caminé tanto que entendí su nombre.

Salí por la puerta que quedaba.

En frente de mí, Tiananmen.

Un haz reverberante me obligó a girar en 180.

Mao gigante me midió.

(Encogida busqué las inasibles faldas de mi madre).

____________________________________
Foto: Lena Yau



Se habla chino.

Nihao

Se habla chinglish.

Sex and da city.

Se habla español.

En el coloquio del Instituto Cervantes.

Conversando maravillas con mis anfitriones.

Contestando a las preguntas de los moderadores y de los oyentes.

Recomendando a Diego Tristán, un alumno de español en Shanghai, títulos de novela histórica.

(Sólo quiero leer lo que pasó de verdad, la ficción no me interesa. El español es duro de aprender. Tengo que pensar hacia lo largo. En chino cada letra es un edificio. Los edificios se conocen rápido).

Eso me dice Diego Tristán.

Yo pienso que él aún no sabe que los edificios chinos respiran.

Descubro en un taxi que el mandarín y el pinyin son inútiles si el conductor no me quiere llevar.

Descubro que entiendo perfectamente el mandarín cuando me pide que me baje de su coche.

Descubro que el conductor de un híbrido de moto-carrito de helados-taxi habla todos mis idiomas a conveniencia.

Cuando le digo que no me quiero subir en su vehículo, no entiende.

Cuando accedo a subir, me pide las señas de destino.

Cuando me lleva al sitio equivocado y le digo que no es allí, no entiende.

Cuando le digo que no le voy a pagar si no me lleva a donde quiero, entiende.

Pago.
No entiende.
Pide más billetes.
No entiende.
Le pido mi cambio.
No entiende.
Además de los yuanes quiere dólares.
No entiende.
Digo policía, cambio, inmediato, carajo, hasta los cojones mismos.
Entiende.

Políglota chofer de híbridos: se maneja en mandarín, pinyin, inglés, español y tacos (lengua de la desesperación).

(De noche su taxi se transforma en caniche metálico).


____________________________________



En Pekín compartí mesa redonda con Wang.

Wang nunca ha salido de China.

Le gusta la música y le encantaría entrevistar a Madona, al Papa, a Fidel.

Lluvia pop.

Chico wharholiano.

Dice que le gustaría viajar a algún país nórdico.

¿Por qué, Wang?

No sabe.

Dice que le gustaría ir a Cuba.

¿Por qué, Wang?

Porque quiere ver al socialismo latinoamericano de cerca.

Porque le gusta la música.

Yo mastico, intento, contengo, miro.

Wang es un sistema de ecuaciones.

Cuento un poco de La Habana.

Imagino a Wang viendo al casco antiguo desmoronarse.

Imagino su mirada sobre las casas desteñidas del malecón.

Imagino sus ojos sobre esos carros antiguos.

Recuerdo las consignas pintadas en todas partes.

Pregunto.

No hay consignas pintadas en las paredes de Pekín.

No hay vallas que hablen de patrias, muertes, patadas, imperialismo.

Si el sueño de Wang se cumple sus ojos no serán invadidos.

No podrá leer los mensajes.

Nuestras letras son largas.



____________________________________




En Shanghai fue una chica.

Yu Shima.

Escritora, cascabelera, cercana, fashion.

Vive con pasión el mundo internet.

Chatea con sus lectores.

Muestra su vida.

Comparte su intimidad.

Escribe y abre su mundo.

Es guapa.

La miro y pienso: podría ser una new yorker.

Fue muy feliz el día que descubrió el blog personal de una escritora cuyos libros había traducido.

(Vi su barco, lo que pesca, cómo vive, las flores que adornan su jardín. Le escribí. Sé que es poco ético, que puede afectar mi traducción. Pero no me pude resistir. Sólo dos líneas. Me contestó, muy contenta).

Eso me cuenta Yu, en inglés. Y más cosas.

Me habla de los cuentos que escribía teniendo como protagonista a su gato.

Y de lo que pasó la madrugada que ese gato murió.

Desconsolada, colgó la noticia en el blog.

Los lectores se volcaron con ella.

Fue muy emocionante.

Aunque muchos le preguntan, todavía, si el gato se murió en la realidad o en la ficción.

Hablamos, cotorreamos.

Hay mucha empatía entre las dos.

Preguntan qué leemos.

La escucho.

Me escucha.

Asentimos, sonreímos.

Preguntan si nos gusta hacer deporte.

Dúo de carcajadas.

Replantean la pregunta.

(¿Cómo escribís de deporte si no lo practicáis?)

Yu no escribe de deporte.

Yo les cuento cómo escribí el relato de la sonrisa corredora, vegetariana y nudista.

Ríen a gusto y encuentro, con agrado, que el sentido del humor es universal.

Me gustaría que Wang viniera a Madrid.

Me gustaría que Yu viniera a Madrid.

Me gustaría ver sus miradas aquí.

____________________________________


Tuve cuatro compañeros de viaje.

Burroughs, Fante y Oz.

Los leí muy poco.

Pero escribí mucho.

Llevé libretas usadas.

Libretas sin estrenar.

Y compré libretas.

Papel.

Escribí también en la mini.

Burroughs, Fante y Oz.

Tres compañeros.

El cuarto compañero fue un avión que el Pez dibujó y escondió sin decir nada a nadie entre mi ropa.

Un avión con trazo de picapiedra y veinte ventanas.


______________________________

Notas:

1. Escribí lo que pensaba decir en el coloquio.
Lo iba a publicar aquí pero el Instituto Cervantes me invitó a hablar de nuevo, esta vez en Madrid.
(Gracias)
Pondré mis reflexiones en torno al blog una vez haya cumplido la actividad pendiente.


2. Wang Xiaofeng, abogado, colaborador del semanal Sanlian y reconocido bloguero, galardonado en 2005 con el premio al mejor blog periodístico chino en el Concurso Internacional Deustche Welle. Innovador en un contexto de continua evolución, Wang Xiaofeng creó la primera película-blog: La aventura de Xiao Qiang. En la actualidad continúa elaborando su bitácora personal No se permite hacer analogía.

3. Yu Shi vive en Shanghai. Es escritora y traductora. Escribe sus cuentos desde la óptica de una mujer atrapada entre la vida de la ciudad e internet. Su nuevo libro, próximo a salir, explora la vida de la clase media de Shanghai, así como los sentimientos de soledad y muerte que embargan al habitante de esta metrópoli. Ha traducido a autores como Stephen King y Henry Scott Stokes. La foto es suya.

4. Gracias infinitas al equipo del Instituto Cervantes en Pekín por hacerme sentir en casa y por darme la oportunidad de hablar español en China. Gracias a su directora, Inmaculada González Puy, al jefe actividades culturales, Jose Luis Perales, a Darío Ochoa, a Ainhoa, a Virginia, a Quique, en fin, a todos. Las dos fotos del coloquio que aparecen en el mosaico pertenecen al Instituto Cervantes. Gracias al Departamento de actividades Culturales del Consulado de España en Shanghai por atenderme como familia. Gracias a Sara Abad, a Lola, a Felicia. Gracias a los intérpretes. Gracias a Juan Carlos Méndez Guédez, por el apoyo y la confianza. Gracias al Instituto Cervantes por apoyar con estas actividades el trabajo que se hace en los blogs. Gracias a los asistentes. Gracias a vosotros por acompañarme.

59 comentarios:

Vulcano dijo...

LENÍSIMA, me alegro muchisimo por tu viaje y porque veo que te fue muy bien.
Me hiciste reir con lo del chofer y mira que estos días han estado nublados para mi.
Creo que sabes que pasé por una terrible situación, y ahora más que nunca escribir me lleva a mi verdadera esencia.


Aunque estoy en cenizas y mi volcán necesite un poco de soplidos para avivar la llama no dejo de dar gracias a la vida .. que me ha dado tanto.

Un abrazo, besos y mucho éxito.

Vulcanísima.

en la Isla dijo...

Bonita bonita gracias a ti por compartir siempre y todo
Gracias por los detalles
Por esos edificios que se deshacen
Por la mirada
Por tus textos hermosos y sus pobladores
Por el pez fruta

Te abrazo...

Billy MacGregor dijo...

Bueno, ahora ya me he acostumbrado a tus post sobre China y otros sitios, me aprovecho de ti, así, sin salir de casa, puedo VER, SENTIR, y más cosas. En serio, me gusta que te apasiones contando todo esto, es la única manera de vivir lo que te toca. Te invitaría a café, ya sabes, porque todas las sensaciones que me transmites, son gratis, café en una taza, como te gusta, de loza.
Un abrazo, y dos de azucar.

Margot dijo...

Si es que me quedaría horas leyendo tus crónicas (Lena en China parece china y no rechina, jeje)... y respiro (como los edificios. Yo tambien sé que respiran cuando no miramos) con tus palabras llenándome de oxígeno del rico, ummmm.

Curiosamente ayer terminé el último libro de Fante que ha caído en mis manos: Llenos de vida. La de sonrisas agridulces (a veces más parecidas a las muecas) que pueden sacarme sus historias.

Besos luneros!!

Manuel dijo...

Cuando Lena se durmió, Pekín seguía allí, como un dragón palpitante.
Lena, eres una floja. Yo aguanté 55días en Pekín (me la vi enterita, hasta el final, con palomitas y todo...).
Tu Mah Noh Ling.

Camille Stein dijo...

'con las manos en la argamasa'

supongo que en Beijing será tan complicado dormir como aquí

me imagino a Wang en La Habana... y no puedo

el malecón abordado por unos ojos de China... aunque ahora cualquier combinación es ya posible

sigo enganchado a tu viaje, Lena

muchos besos, F. & R.

The Proudest Consue dijo...

Me dieron ganas de llorar.

Porque esto es muy grande, y muy importante. Va a nutrirte por mucho tiempo, y no me puedo ni imaginar como te va a influenciar esta experiencia, y como seran tus textos en consecuencia.

Me provoca ir corriendo a Madrid para verte hablando en el Instituto Cervantes alla :)

Te quiero, mi consue.
Estoy orgullosisisisisima de ti.
Millones de besos!

Eduardo Galván dijo...

a partir de ahora también podrás hablar de globalización, si se puede hablar de ese dragón...

-Pato- dijo...

¿Porqué será que todo-todooo-TODO lo que contás es tan inmenso y bello?

Cómo me gusta leerte Lena, gracias!

Besos y carita ruborizada (la tuya :)

Anónimo dijo...

Te leo y siento que he estado ahí, contigo.
A mi madre le gusta que le lea en voz alta. Estos días que he estado con ella, como siempre cuando estoy con ella, me lo pidió, que le leyera en voz alta del libro que estaba leyendo: "Viajar es muy difícil" de Nuria Amat. Leí. Hablaban de los viajes que se hacen sin moverse del sitio, por ejemplo, muy propios de Pessoa. Son esos viajes de la mente, que puede llegar muy lejos y dar la vuelta al mundo si hace falta. Pues hoy te he leído y he viajado así, he estado contigo, y qué bien.

Un dulce beso.

P.D. ¡Me encanta el collage! :)

(* dijo...

Ay, el anónimo soy yo, (*.

Troba dijo...

Caminante!!!!!

hermosas estampas viajeras... me conmovío lo de Macchu Picchu...

La chinita esta bella1 pero no leo mandarín, ni naranjín...

besos!!!

Catalina Zentner dijo...

Lena, magnífico paseo por tus letras, en este, mi intento de volver a caminar sin muletas.

¿Lo lograré? Al menos, es un comienzo.

Agradezco tus palabras en mi blog.

cecita dijo...

acabo de imaginarme que un día venís a buenos aires y puedo verte la cara y el ánimo viajando...

me da muchísima curiosidad saber qué escribirías sobre mi ciudad, no es muy lindo eso?

mil y un besos, lena!

Nancy dijo...

Admiro tu capacidad, no de escribir simplemente, De transformar tus experiencias en literatura que cual manjar altera nuestros sentidos. Qué bárbara Lena, parece que usas tus vivencias como frutos a los que exprimes el sabroso jugo que luego nos das a probar.
Apapachos y mil gracias por todo. TODO.

Catalina dijo...

viaje interior....

me encanta tu viaje!

cuando regresamos es como venir de haber leido un libro :)

como leer este, el tuyo

somos nuevos, otros

con cosas re-encontradas y sentidos nuevecitos

MILES de besos!!!! gracias por compartir esto!

love you

Fernando Ramos dijo...

Lena: Que tremenda y bonita experiencia. Felicidades.

Saludos

Capochoblog dijo...

Primero, me gusto mucho el mosaico de fotos, sobre todo la 6ta en la primera línea horizontal :) Luego me atrapo aquello del chico wharholiano, jajajaja (es que nadie escapa de aquí a Pekín) y por último, que lo que más engancha es sentir a traves de tus letras, que tu viaje te impacto dejando muchas cosas en donde buscar. De verdad que lo transmites de un interesante, increible!

Besos, crepusculera mia :)

PIZARR dijo...

SOS... Porfa... para un poco que no puedo seguirte.

No he podido leer, solo imaginar por encima, esta noche me empleo a fondo con tu aventura.

Un besazo

Marta dijo...

Jejeje me rei mucho (out loud, de hecho) con lo de entrar al Templo por la puerta equivocada y con el taxista poliglota selectivo! Es que me puedo imaginar la situacion y mi cara de ponche a consecuencia! Gracias por tan bellos relatos :)

elshowdefusa dijo...

Qué maravilla, Lena...

Isa SB dijo...

Ya van tres o cuatro tazas desandadas... o quizá mil y una por tanto viaje que me has regalado con tus letras hoy´, ya quedan menos tazas mi querida Lena, que Atenas empieza su cuenta atrás.
Un beso.

Linterna Roja dijo...

Qué bonito esto que has escrito, Lena. Da gusto.

caramelo dijo...

bella bitácora de viaje, se lee con suavidad; sóla se dibuja y adquiere color y, diría, hasta sonido cuando vas por las calles de Pekín y voces cuando haces presentes a tus interlocutores.

Gracias, Lena, por permitirnos ser partícipes de tu viaje.

Una beso,

Sylvie dijo...

Qué belleza de post chino!!...Me ha encantado saber tantas cositas de tu viaje...y más aún que hiciera reir a la gente ese escrito tan especial que me hiciste.
Gracias a ti por habernos hecho vivirlo tan de cerca...es super interesante lo que has hecho (y que por lo que leo, volverás a hacer).

Besitos, guapa.

Soledad Sánchez M. dijo...

Lena, es absolutamente fascinante ver con tus ojos los mundos que nos muestras.
Me engancho a cada una de tus líneas, y en cada una descubro un universo completo.
Es, casi, como haberte acompañado a todos los lugares en los que se ha posado tu pluma.
Sigue llevando libretas, muchas, llénalas de palabras, y ten la amabilidad de transcribirlas en tu blog... es que te esperamos.

Un beso.

Soledad.

Genín dijo...

¿El taxista del cuatro latas no entendía Pinyin? ¡ Ese lo que era es un piyín!...jajajajaja
Si ya se que es un chiste fácil y malo, perdona, pero no me pude resistir...jajajaja
Besos y salud

Mixha dijo...

Vaya que increíble viaje Lena, maravilloso lo vivi por tus ojos, la escena con el chofer loquísima, me enacanta la sutilidad de tu sárcasmo, me pareció que disfrutaste tu viaje y lo sentiste hasta el fondo, una gran experiencia, un super post comolos tuyos siempre, besotes

montse dijo...

He empezado por tu última aportación y a poquitos iré hacia atrás para disfrutar de todo lo que nos cuentas sobre tu viaje.
Qué gran experiencia habrás tenido!!...Todo lo que has sentido se percibe en lo que relatas, por la fuerza que le has impregnado al escribirlo...
Tu Pez sabe mucho y no me extraña, con lo que ha visto a su alrededor y le ha prodigado su madre!!
Hasta pronto, seguiré tu relato!!.
Un abrazo muy fuerte.

cronopio44 dijo...

Uf, cuantísimas cosas... Yo estuve en Pekin en el 92, y sé de buena tinta que es totalmente diferente a como es ahora... Entonces todavía quedaban algunos barrios tradicionales en el mismo centro, y había muy pocos coches... Recuerdo sobre todo el fantasmagórico sonido de miles de bicicletas simultáneas cuando el semáforo cambiaba... Y sí, la cuestión de los idiomas sigue igual: eso no cambia... Y eso que entre nosotros había una persona que chapurreaba algo de mandarín, y que reconocía algunos signos escritos... En fin: me encanta tu aventura, y envidio easa posibilidad tan estupenda... ¡Hablar castellano en Pekín! Besos grandes (hacía mucho tiempo que no te visitaba, pero nunca te olvido...)

yurenaguillen dijo...

Jo, Lena qué cantidad de cosas y todas estupendas. Me alegra que hayas compartido con nosotros tu viaje y todas sus anécdotas.
Un beso grande.

Soledad Sánchez M. dijo...

Lena, en mi barra lateral, comparto contigo un premio a las Mujeres.

Un beso.

Soledad.

Ophir Alviárez dijo...

Lena, Lena, qué rico! Hay tanto tanto aquí y entre las líneas que provoca repasarlas para aprehenderlo todo y no se escape ni un detalle...Fui contigo sólo que yo aún no he regresado.

;)

Besos!

OA

Roberto dijo...

Lena...no tengo palabras.Me dejas mudo siempre, y con la boca abierta...

tienes estilo y talento para dar y tomar, compañera...es definitivo tienes el don...

me han entrado unas ganas terribles de conocer a toda esa gente maravillosa que has conocido...

un beso...(mañana nos jugamos la liga...jajaja)

Johan Bush Walls dijo...

Veo que se ha dado gusto en la China, que bien, me alegro.

Salú por eso pue.

alfaro dijo...

Es todo emocionante... pero me encanta ese encuentro tan personal con Yu Shima (qué bien suena)... a la que se le murió el gato...
Un abrazo y gracias por compartirlo.

Marcelo dijo...

Cuatro comentarios:
Todos los dueños de caniches metálicos entienden y no entienden lo que quieren. Para eso no es indispensable que no hables su mismo idioma.
Yo tengo un personaje chino multipropósito al que siempre llamo Wang, sólo tienes que poner su nombre en el buscador del blog. Pero claro es un festival de lugares comunes...Igualmente visitaré a Wang (el tuyo)
Me gusta esta entrada de todo un poquesca, con China a la cabeza. Y si él viera otras revoluciones, creo que no le gustarían...Al menos a todas se las ve con la fecha de vencimiento pasada!
Saludos al pez fruta dibujador

CONSCIENCIA dijo...

No tienes idea de cuantas veces lei el post...me encanto!!! mejor no comento nada mas y lo vuelvo a leer.

Ignacio Bermejo dijo...

Simpática, tienerna, inesperada...
y muy larga la historia. ¿Cómo se puede escribir tanto y tan bien?

la-de-marbella dijo...

A mi no me des las gracias, yo te las doy a ti por la oportunidad que me das de leerte. Gracias

Cambaluc dijo...

Un viaje por China puede inmiscuirse entre nosotros. Una charla o un paseo, resultan igual de conmovedores a nuestros ojos. Gracias por tus palabras L.Y.

Un abrazo desde Beijing,
Cambaluc.

P.S.: por curiosidad, qué libro fue el que te llevaste de Burroughs?

Nómada planetario dijo...

Todo un equipaje de experiencias que no cabría en la bodega de un Antonov, siento envidia sana. Nunca me contratarán para temas internacionales por mi divorcio con el inglés.
Un abrazo y a seguir atesorando recuerdos gratos.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Lena, esta entrega es aún mejor que la anterior, y mira que era difícil superarla. Cuantas sensaciones, creo que no olvidarás nunca este viaje, y comparto con Alfaro que el encuentro más especial es con la escritora-traductora.

MAREADEMOCIONES dijo...

Mi querida Lena, me tienes atrapada, me quedo en cada línea imaginándote en esa China grandiosa que tan bien describes!!
Eres un encanto, mi niña, gracias por contarnos tu experiencia de esa forma tan especial.
Me fui a visitar el blog de Wang, toda una novedad para mi! aunque no entendía nada me quedé derretida ante esa escritura llena de tantos misterios.
muchos besos!

Fogel dijo...

Lena, Lena...con que placer se leen las crónicas de tu viaje a China. Gracias x compartirlo.
Un abrazo

Glo dijo...

Me contaron de un hombre español que vivía en Taipei y que había desistido por completo de intentar aprender Chino. Ni siquiera un mínimo para poder entenderse en la vida cotidiana. Sólo conocía dos términos: "cenicero" y "estación", y en alguna ocasión, al subir al bus, los había confundido. Menos mal que el conductor ya le conocía...

Glo dijo...

La diferencia entre ambas lenguas es abismal. La fonética china es un obstáculo imposible para cualquier occidental, y en especial para quienes sólo hablamos castellano. La dificultad para los chinos no debe ser menor, si tenemos en cuenta la enorme importancia que para nosotros tienen los verbos, mientras ellos utilizan sólo el infinitivo. Sólo los niños pueden salvar ese abismo.

Magah dijo...

Sigo de viaje con vos!
Me encanta como los edificios cobran vida por la noche, casi lo he sentido.

Que viaje envidiable Lena!!

Hoy, besos de bruja!!

Magah

Fatima dijo...

Gracias a ti. Por ir. Por venir. Por contarnos. Por tener la mirada donde otros no ven. Y por saber explicarnos como otros no sabemos.

Besos de Calabaza

PD. A mí, la llegada a Shangai, de noche, entre brumas y en un taxi a más velocidad de la permitida por autopistas infinitas... me pareció un videojuego...

NuNú dijo...

Guau, qué personajes conociste por allí, aunque la verdad es que creo que ellos existían antes pero tú los inventaste de nuevo con esa mirada tuya tan peculiar...

Besosssssssss

Miguel dijo...

Lena eres GENIAL. Consigues llevar al lector de la mano donde vayas!


Por cierto, ven a Perú, VAMOS A MACCHU PICCHU!!!


besos!

rodri dijo...

Feliz día del libro y las letras, Lena.
Gracias por seguir en este vuelo
de palabras que nos une en el aire
de la literatura y la vida.
Besos versos rosas y alcances...
y un tequila por Chavelita.

mas de mi que de... lirio dijo...

Gracias a ti Lena por compartir tanto con nosotros.

;) Tu pez es genial!

Mas besos y sigo bajando que vengo con atraso.

Goathemala dijo...

Aportas tantas imágenes al leerte...
Diluyes la realidad tan bien en la imaginación...

que uno no puede sino sentirse afortunado de venir a estas mil orillas.

Abrazos.

PIZARR dijo...

Que maravilla Lena, por fin he podido saborear ese viaje con calma como se merecía.

Bellísima manera de contarnos tus experiencias. Y que bien que vayas a participar también en Madrid.

Y ese avión escondido por el pcecillo en tu aquipaje... QUE GOZADA...

Un abrazo muy fuerte Lena, ya estoy al día... puedes seguir contando... jajajaj

Oswaldo Aiffil dijo...

Solo alguien como tu es capaz de mirar todos esos detalles en una sola visita. Hurgar por aquí y por allá, mirar más allá, encontrar esa sonrísa por momentos invisible, pararte firme cuando es necesario, no importa el idioma, yo te imagino y te comparo con el avión espía americano, el F-117 Stealth, indetectable por los radares, pero lo ve todo con nitidez. ¿De que diablos estas hecha? Un gran beso de admiración, serías la compañera de viaje ideal para cualquiera que disfrute de los pequeños detalles...

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

me gusta la foto de las herramientas en la madera con la hoz y el martillo.

Madeja de Palabras dijo...

Lena, Lena, Lena...

No sé cuántas veces leo, releo tu entrada: tres, cuatro, cinco. Vuelvo a ella. Está llena de todo. De ellos; de ellas, de ti. Todo en ella. Todo.
Y yo aquí, frente a ella, frente a todo.
Yo...

----GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS----

Anónimo dijo...

Lena
podría quedarme navegando en tus palabras el día entero.
Me haces volar.
Qué fortuna tan inmensa haberte descubierto.
Gracias por ésto y también por "todo lo demás".
Un abrazo enorme.
Rosalia

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails