5.7.09

Llegar a esta orilla...

Foto de Isabel Segura Boutry.


Llegar a esta orilla

El camino a China comienza en una foto y en la reminiscencia de un olor que años atrás mezclaba el aquí, el allá, el hoy, el ayer, las dos partes de lo que soy.

Un verano, hojeando el periódico, tropecé con una foto.

La foto mostraba a una chica limpiando una carnicería judía en La Habana.

Esa imagen escondía historias no estaban contadas.

No podía apartar los ojos de la foto, la estrella de David en una isla del Caribe.

Traté de dormir pero mi cabeza bullía. Nada me calmaba.

Me levanté de la cama, recogí la foto y decidí hablar por ella.

Escribí un relato que borré porque me pareció largo.

Recordé las fotos que acompañaban a Barthes en el libro Barthes por Barthes.

Quería hacer algo así.

La foto, el relato de la foto, tenía que ser breve, usar la letra para contar una historia sin contarla, contenerla.

Como la imagen.

Lo escribí y me pregunté, ¿y ahora qué?

Guardada en el ordenador, esta historia, no vive.

Necesitaba compartir lo que la foto me había hecho sentir, la inquietud.

Necesitaba saber si alguien más sentía el alborozo que me recorría.

Pensé que tal vez la foto me impactó por inesperada.

Por encontrármela al azar, entre tantas imágenes que soporta el periódico.

Si la hubiera visto en una exposición me habría gustado, habría sentido curiosidad, me habría aproximado a ella con la mirada serena, porque de algún modo, me preparé para verla, fue mi decisión, yo fui hacia ella.

Pero no era el caso.

La foto me asaltó, se inmiscuyó en mi ánimo dominical, interrumpió mi lectura lineal.

El salto lo cambiaba todo.

Los planes de lectura, los pensamientos.

No quería escribir un cuento al estilo tradicional.

Quería escribir en un soporte ligero, rápido, dinámico, inmediato, de doble vía, impactante y fugaz.

Como la oralidad.

Entonces recordé que haciendo una búsqueda en google di con algo que desconocía y que me
fascinó: los blogs.

Los primeros que leí eran diarios personales.

Al leerlos detenidamente observé que se abrían en temáticas.

Diarios personales de madres primerizas, de personas que adoran tejer, de fotógrafos amateurs, de cultivadores de cactus, de emigrantes.

Estos últimos llamaron especialmente mi atención.

Personas de distintas procedencias en países ajenos.

Al comienzo sólo hablaban del caos interior que supone una mudanza.

Del desarraigo.

De las barreras idiomáticas.

Pero en la medida en que el tiempo transcurría, los autores de estos diarios, abrían la mirada.

Miraban hacia afuera, hacia su nuevo contexto, lo recogían y lo transmitían.

La reelaboración de los recuerdos y de la realidad particular de cada uno de estos blogueros implicaba una forma de comunicación diferente y una escritura que, aunque no era literatura, comprendía algunas de sus características.

Discursos apoyados en imágenes fotográficas propias, colores, diseños, canciones y una redacción muy cuidada, a ratos intimista, a ratos ficcionalizada.

La ficción asoma desde el mismo momento en que el bloguero usa un seudónimo para firmar cada entrega, desde que da título a su página, desde que le otorga personalidad con enlaces y citas, desde que edita sus fotos para, otra vez, insinuar relatos.

Entendí que quería hacer algo así.

No un diario personal.

Quería escribir como autora de ficción desde allí.

La primera historia que publiqué fue la que mencioné al principio.

La reminiscencia de un aroma que cinco años atrás juntó en un momento mis partes.

Un invierno madrileño decidí hacer un plato decembrino típico venezolano:

Hallacas*.

Intentaba llenar de calidez mis navidades españolas.

Trasladamos el ritual a Madrid.

Se cocina con música típica, se bebe ron, se reúnen los amigos para ayudar a hacer un plato colectivo.

Tras dos días de trabajo, terminamos las hallacas y extenuados, nos acostamos de madrugada.

Al día siguiente mi casa olía a mi pasado.

Corrí las ventanas para buscar el sol.

El paisaje era mi presente.

Madrid estaba nevado.

Ese día me di cuenta de que mi país eran dos países en uno.

Hija de emigrantes españoles, en casa jamás se hicieron hallacas.

Al intentar imponerlas como realidad única el paisaje me contestó.

Escribí la experiencia a modo de presentación.

La primera piedra del camino estaba puesta.

La segunda fue el texto de La Habana.

Un relato breve sobre la paz que recuperó un alguien en Israel al saber que su prima en décimo tercer grado que vivía en La Habana tenía una carnicería que observaba la ley.

Aunque no la conocía sintió alivio cuando vio la foto en el periódico.

Así supo que su sangre del Caribe no comía alimentos impuros.

Igual que en el ejercicio escritural, el corpus del blog se fue creando desde adentro y no desde afuera.

Siempre he pensado que la escritura funciona con mecanismos similares a los del sueño.

Así, sin ser consciente del por qué, llamé al blog Mil Orillas y comencé a escribir y a publicar
pequeños textos de ficción, a veces narraciones, otras poesías, apoyados con imágenes.

Al cabo de diez o doce textos noté que la temática giraba en torno a lo gastronómico.

Al cabo de veinte observé que no se trataba sólo de gastronomía sino de la vinculación de la misma, del alimento, del hecho culinario, con la palabra.

Y después de ello concluí que era una tríada:

Alimento, lengua y tierra.

(El refugio).

A partir de esas tres cosas surgía el motor de cada historia.

Patologías, emociones, imágenes.

Las pérdidas, los refuerzos, las identidades.

Comprendí que las Mil Orillas eran las mil lenguas, con las que hablamos, con las que gustamos, con las que nos decimos.

Mis orillas venezolanas y españolas a la vez, alemanas, chinas, cubanas, inglesas, australianas.

Lo que soy, lo que somos.

Mil orillas que escriben para Mil Orillas que leen.

Comencé esta andadura, a ciegas, sin conocer muy bien el mundo blog, sin saber nada de html.

Sentí la urgencia, me dejé llevar por la pulsión, y en una noche monté la página.

Los primeros meses publicaba un texto por semana.

Llegaron los lectores y sus comentarios.

Al principio, el público se dividía entre Venezuela y España.

Me leían expatriados, gente vinculada al mundo gastronómico, emigrantes.

No sé muy bien cómo pasó, pero de un día para otro, el público varió y los comentarios se triplicaron.

De un perfil muy definido de lectores pasé a un público heterogéneo.

También los textos que publicaba al principio fueron evolucionando.

Comencé a experimentar hasta llegar a lo que hoy se puede leer en Mil Orillas: Textos en los que prosa y poesía se invaden constantemente.

Al comienzo sólo escribía lo que llamé Gastroficción: relatos cortos en los que el mundo de la alimentación era punto de partida.

Comemos (se supone) tres veces al día.

Detrás de esas tres veces hay un universo que va más allá de la estética y ética culinaria que todos conocemos, del glamour del mundo gourmet, o de los tintes mágico-románticos que se han trabajado hasta ahora.

Desde afuera hacia adentro, el acto alimentario, implica industria, relaciones laborales, relaciones sociales, relaciones internacionales, políticas, poder, orden.

Desde adentro hacia fuera, filias, fobias, identidad, arraigo, empatía, comunicación.

La alimentación es una fuente inagotable de temas, ideas, contextos.

Luego me atreví con poemas.

Algunos con la misma temática, otros no.

Y finalmente comencé a alternar gastroficción y poesía con una historia por entregas.

La historia de Juan, un pintor que durante un encierro no voluntario engorda exageradamente, que cuando recupera la calle intenta pintar el mar pero sólo es capaz de pintar tenedores, que se enamora de una carnicera tartamuda y en el intento de conquistarla mete la pata sucesivamente. Desesperado, busca ayuda en su escritora favorita, MEC, una mujer llena de fobias y experta en el amor y el fracaso.

La historia de Juan es la base de un segundo blog, letra flotante, el blog de MEC.

Desde allí la historia se cuenta con la voz de la escritora.

He publicado también seis entregas de un libro de relatos que trabajo, Crónicas Tristes y dos de un poemario, Light house tales.

Finalmente la ficción más cercana a mí persona está en los textos etiquetados como VENAS, JUNG FOOD (sueños), los relacionados con la actividad del Cervantes en su sede en China y los cuentos del Pez Fruta.

El blog cumplió tres años el 27 de junio.

Retiré todo lo que publiqué el primer año porque de esos escritos nació una novela que acabo de terminar de escribir.

Se titula Detrás del Atlántico.

También retiré las entregas de Jelly Beans.

(Las trabajo para papel).

La experiencia de estos tres años ha sido enriquecedora.

Me ha llenado de sorpresas agradables.

El trato con el lector no ha supuesto problemas.

Al principio contestaba los comentarios pero decidí dejar de hacerlo porque sentí que no debía comentar mi propia ficción.

Escritura Digital, Escritura en papel.

Paralelamente al blog, escribo para papel.

Y en el ejercicio diario de ambas actividades noto que la escritura para internet es diferente a la que se hace para el papel.

* Cuando escribo para el papel siento que escribo a ciegas. Aunque mi escritura se caracteriza por la frase corta, cuando escribo en el papel, voy en largo. Los textos digitales se caracterizan por su fragmentación.

* La escritura para el papel es un acto íntimo, silencioso, introspectivo. La escritura para el blog es (aunque se hace a solas) una escritura abierta, llena de sonidos (en ocasiones de ruido, de estruendo), efectista, corta, concentrada y quizá, prudente. Digo esto último porque en el papel siento más libertad que en el blog.
La presencia activa del autor en el blog tiene ventajas y desventajas.
Una de las desventajas es que en ocasiones, el lector asocia lo que se publica con la figura de quien escribe.
En mi caso firmo con mi nombre real pero no escribo un diario ni hablo de temas personales.
La figura del autor y su intimidad despierta un cierto interés. El lector aspira a leer no sólo los textos del autor sino al autor mismo.
Por eso, aunque intento que nada condicione mi escritura, he de reconocer que cuando escribo en abierto soy más cauta que cuando escribo a ciegas.

* La escritura para el papel es bidimensional.
El autor escribe sobre una superficie plana.
Debajo del papel no hay nada.
Media un lapso determinado de tiempo desde que se concibe el relato hasta que se publica para que el lector lo reciba.
Una vez que el lector se aproxima al texto hace una lectura personal, probablemente con anotaciones en las páginas, de la que el autor no tendrá conocimiento.
La escritura para el blog en cambio es multidimensional.
El autor escribe sobre una superficie penetrable, líquida, traslúcida.
Detrás está el lector, esperando.
Lee y comenta.
El autor lee a su lector.
Lee su comentario, lee su perfil, tantea su blog si lo tiene.
Yo me miro en el lector y el lector se mira en mí.
Los comentarios que se hacen en un blog equivalen a las notas que escribimos en un libro que leemos.
Incluso el subrayado existe.
Hace pocos días uno de los fundadores de twitter decía que el ser humano tiene una necesidad imperiosa de informar de sí mismo.
Yo añadiría que también necesita leerse en la letra ajena.
Lo que se escribe en la superficie del blog es ficción.
Lo que se escribe debajo, en los comentarios, también lo es, porque de algún modo, el bloguero es un personaje.
La realidad virtual lo inviste como tal.

* El tiempo en el blog tiene un papel primordial.
La inmediatez.
Mientras más rápido, más instantáneo, mejor.
La moderación de comentarios, la exigencia de una palabra clave para evitar el spam, las entradas programadas, le restan velocidad al blog.
Y aquí la vida se mide en términos de velocidad.
El blog debe palpitar.
Un bloguero habló una vez de que hay que escribir como si el autor estuviera muerto.
Yo difiero.
Creo que eso funciona quizá en el papel, no en el formato digital.
El lector quiere contacto con el escritor, saber que detrás de cada relato está respirando el autor.
La ficción que se escribe en un blog es ficción en tiempo real. Una escritura con respuesta que se produce desde la anulación las fronteras espacio temporales. Se agotan los paralelos, los husos horarios.

* Vivimos tiempos en los que el ojo nos mira constante.
Cámaras que vigilan espacios públicos, espacios privados, centros infantiles, cámaras que aman, cámaras que observan la literatura que se hace en un blog desde su génesis, que observan el crecimiento de la letra, que caminan junto a la palabra.
El blog es una cámara más.
Observamos la vida de la letra del otro. Por eso el cierre de un blog desconcierta, desorienta.
Creo que por la vinculación tan estrecha con la realidad, el cierre de estos espacios de ficción y autoficción se vive como una muerte.

Ventajas que son desventajas o viceversa

* La aspiración de todo escritor es ser leído.
A mayor número de lectores mayor placer.
Una de las ventajas del blog es esa: es un vehículo que propaga la escritura.
Es accesible y cómodo.
La accesibilidad se convierte en una desventaja cuando, ante la falta de legislación, los textos son plagiados.

* El hecho de que el formato entrañe periodicidad es una ventaja porque obliga a la escritura, la disciplina, mantiene la mano caliente y ligera.
Esto se transforma en desventaja porque también supone una obligación.
Si no se controla, el escritor del blog secuestra el tiempo del escritor de papel.

* La respuesta del público es un estímulo que activa la creatividad.
En ocasiones, esa respuesta viene con una sobrecarga emocional.
Si no se administra la distancia ante esa emoción, el estímulo activa la parálisis.


* Lo que sucede en los blogs es fiel reflejo de lo que sucede en los libros.
¿Hay literatura en los blogs? Por supuesto. Tanto como en el papel.
¿Hay escritura mediocre en los blogs? Absolutamente. Igual que en el papel.
¿Hay falso halago, se llama escritor a quien no lo es, se encumbran textos carentes de calidad? La respuesta es la misma.
Y en cuanto al plagio, la ventaja del blog con respecto al libro, vuelve a ser la velocidad. Se descubre más rápido y se denuncia de inmediato.

El Blog…¿es un género o un canal?

Ambos.

La plataforma es un canal.

El entorno en el que se encuentra propone y permite un tipo de escritura que podría ser considerada como un género.

El hipertexto de ficción, ese texto que incorpora recursos verbales y no verbales, que admite los lenguajes invadidos, que diluye la frontera entre los géneros, que plantea un cabotaje universal en un mar lleno de letras fragmentadas (entradas) y de islas (enlaces) que son sumideros que conducen a otras ficciones y éstas a otras y a otras y a otras.

¿El camino hacia dónde?

El universo blog está hecho de mares.

Navegamos, atracamos, miramos y seguimos.

Los textos se encuentran en las profundidades del agua.

Publicar significa cortar la cuerda que los mantiene abajo y dejar que suban a la superficie.

Cada texto es una piedra flotante.

La suma de los textos hace caminos. El camino del escritor.

El camino del lector. Caminos variantes.

Dispuse a gusto mis piedras flotantes haciendo con ellas un itinerario.

Las piedras se dejaron llevar por la corriente y la ruta trazada se bifurcó dando lugar a más de un derrotero.

Uno de ellos me condujo a la novela que acabo de escribir.

Otro me trajo hasta aquí.

Para saber a dónde lleva el resto habrá que transitarlos.

En eso estamos.

__________________________________________________

Quiero dar las gracias a la gente del Instituto Cervantes por proponer actividades relativas a la literatura digital y al mundo blog y por permitirme formar parte activa en ellas. Gracias Leire, Alejandra, Juan Carlos Méndez Guédez y Eduardo Pérez Zúñiga por el apoyo constante, por confiar en mi trabajo.

Gracias a Sara y a Rafael por ser compañeros divertidos, por ayudarme con el susto, por hacerme reír, por dar al público asistente unas ponencias de lujo.

Gracias al Hombre Pez* que salvó distancias y obstáculos y llegó con poesía y sonrisas, a Codorníu* , ladrón de alientos con sombrero que iluminó la tarde, a NuNú* , que se hizo invisible como el gato de Alicia y se marchó calladita y de puntillas con mucha Granada encima (¡brujita del té, travesura que me hiciste!), a Isabel* , Writer & fotógrafo sabedora de mi odio a sentirme mariposa disecada, llegó tintineando, sin kalamatas, sin tiempo para cañas pero con muchos aplausos y cariños y que escribió esta divertida crónica* de la Mesa Redonda.

Gracias al público asistente en una tarde llena de calor y festejos en banderas con arcoiris, gracias a los lectores que pasáis por acá dejando vuestra huella o leyendo en silencio.

Gracias a quienes dejaron preguntas e inquietudes. Las respuestas están en los comentarios.

Gracias a todos por el apoyo, el afecto y por hacer posible que Mil Orillas tenga tres años de existencia.

62 comentarios:

Lena dijo...

Vuestras preguntas y las respuestas

Adriana Prado:

¿Cómo hacen para evitar el plagio? No tanto de internet a internet (porque con google + copy/paste se ataja mucho), sino de internet a papel, como evitar el plagio (que por ejemplo un tesista se apropie de tu trabajo?)

Cuando alguien plagia textos para subirlos en la red, por lo general, los lectores avisan.
Lo de los tesistas es imposible de detectar.
Lo que sí te puedo contar es que hay una estudiante en México que va usar mi trabajo para su tesis.
Se comunicó conmigo para pedirme permiso y me envió su proyecto de tesis que, por lo demás, es excelente.
Eso es muy grato.
Los tesistas me interesan especialmente porque además de ser autora de ficciones, soy una estudiosa de la teoría y de todo lo que circunda a la literatura digital
¡Mientras más gente investigue y escriba en torno al tema, mejor!


Karina Pugh:

Yo tengo una pregunta acerca de la relación, el vínculo entre los lectores y los escritores en formatos tan distintos como el blog y el libro. Esa cercanía, la posibilidad de dejar comentarios en el blog o de enviarle mails al escritor ¿Cómo afecta al escritor?, es decir, ¿Lo afecta?

Yo creo que sí. Que afecta (a veces para bien, otras no tanto) al escritor pero no a su escritura.
Intento que no me pase, me encanta el contacto con los lectores, muchas de sus lecturas y aproximaciones a mis textos me sorprenden, ven dimensiones que yo no había detectado, sus miradas sobre los relatos y poemas enriquecen a la letra, es un privilegio saber lo que piensan, es como tener acceso a las notas que harían sobre las hojas del libro que leen, a sus subrayados.
Eso sólo es posible en este formato.
En papel la única forma de ver las notas de un lector es sustrayendo el libro leído.
En ocasiones siento miedo escénico ante el lector. Pero es manejable.


Troba:

Te preguntaba si se puede hablar de una literatura multisensorial, con música e imagen unidas a las letras, como en un poemario de Aute.

Definitivamente.
Es lo que caracteriza a la literatura que se escribe en este formato.
Discursos simultáneos que se complementan.
Significantes plurales para hacer un significado propio de este género.
El hipertexto implica lo fragmentario, el salto y el uso de recursos que van más allá de la letra escrita.
Todo esto configura a un nuevo lector.
El lector ergódico.
Un lector que participa en una lectura que va más allá del movimiento secuencial de los ojos, en la que usa todos sus sentidos.
Un lector que hace lectura creativa.


Karina Androvich:

Creo que lo que me hace bien de los blogs es estar acompañada por otros y que hay mucho para explorar en el territorio de los vínculos que se puedan armar en los blogs en cuanto a tareas que fundar en conjunto.
Me pasa que, teniendo la posibilidad de que por los blogs ahora se pueda leer lo que escribo, si escribo algo que nadie lee siento que no está terminado.


Sí. Es muy interesante lo que dices, Karina.
El blog propone escritura y lectura colectiva.
Pienso que el lector, al escoger su itinerario de lectura (gracias a los saltos y a los enlaces) co-escribe junto al autor de lo que lee y junto a la lectura que hace en compañía de una cantidad ingente (a veces anónima, otras no) de lectores.
Las lecturas personales dejan de ser tal cuando dejan su rastro en los comentarios.
Eso llena de vida al proceso de creación – recepción.
Se comienza a dar lo que apuntó Roland Barthes en S/Z:
El gran desafío de la literatura como trabajo literario es hacer del lector no sólo un consumidor sino un productor del texto.

Lena dijo...

Marcelo Suarez:

Me gustaría saber más de vos, qué haces y cómo empezaste en el mundo blog. Me gustaría saber si consideras que el mundo blog es un fin en sí mismo o un medio para llegar a otra parte.

Soy Licenciada en Letras, Especialista en Comunicación Social y estudié un Doctorado en Filología Hispánica del que tengo pendiente la tesis.
Escribo y leo.
Me dedico única y exclusivamente a la escritura.
Empecé tal y como lo relaté antes.
Escribía a ciegas, para el papel, y necesité sentir la respuesta del lector.
En ocasiones registraba en el papel impresiones fugaces, aproximaciones a temas puntuales y con caducidad (noticias, fotos, cotidianeidad).
Sentía que era un ejercicio estéril si esos textos no tenían audiencia con capacidad de responder.
El formato blog me dio la oportunidad de compartir esas pequeñas disquisiciones.
De allí pasé a los relatos cortos y a los poemas.
Siempre he estado relacionada con la escritura y la literatura.
Fui lectora precoz.
Aprendí a leer sola, muy temprano y mis lecturas eran libros para adultos.
Recuerdo pedir de regalo con 8 años un libro de García Lorca.
Venían en él poemas, artículos y tres obras de teatro: La Casa de Bernarda Alba, Yerma y Mariana Pineda. Obviamente se me escapaban las cosas pero entendía el sentimiento trágico de las historias.
No podía parar de leerlas, de interpretarlas en soledad frente a un espejo.
Me vestía de Bernarda Alba, lloraba por ser infértil como Yerma, guerreaba como Mariana.
Hoy me digo que si mi madre se hubiera parado a ver lo que yo leía le habría dado un papatús.
Afortunadamente me dejó a mi aire.
Como explico en Sister Soul, escribí cuentos desde pequeña.
Cuando no sabía escribir lo hacía con la voz.

En cuanto a si el blog es un medio o si es un fin, te diría, Marcelo, que las dos cosas.
Es una ventana en la que publico los registros que soy capaz de trabajar.
Es una suerte de currículum dinámico.
(El currículum del escritor es la escritura misma).
Su naturaleza cambiante hace que transporte.




Brujita del Norte:

Y bien, ya que la pregunta quedó en el aire, yo abrí un blog para poder exprimir todo el jugo a mi lado creativo, experimentar e "imponerme" una rutina y sobre todo compartir algo que me apasiona con personas con gustos similares...

El blog es una herramienta estupenda para lo que planteas. Creatividad, Difusión, Disciplina, Autogestión….ampara todo. Creo que hay bloggers con ideas maravillosas que en muchas ocasiones nos habríamos perdido de conocer si no fuera por este soporte.
Creo también que mucha gente ha descubierto una parte de sí mismos que desconocían, que estaba dormida, latente, y que ha salido a flote cuando llegó el blog como estímulo.

Lena dijo...

Nómada Planetario:

Si pudiera asistir al acto yo preguntaría ¿por qué razón los blogs caen tan mal a Antena 3? sobre todo a Matías Prats.
En un informativo calificó a las mujeres de mariposas caza piropos, y a los hombres de usar el blog para ligar. ¿Se puede ser más franquista?


Supongo que lo desconocido provoca temor, desconfianza, angustia.
Creo además, que muchas veces se aprovecha lo masivo para imponer moral.
Se caza piropos y se liga en la calle, en el curro, en coles y universidades, en el metro, en los cafés…en todas partes.
Y la realidad virtual es un fiel reflejo de la realidad real.
¿Por qué tendría que ser diferente?
La única diferencia entre lo real y lo virtual es que lo real tiene fronteras geográficas y lo virtual no.
Las direcciones en la realidad tienen códigos postales y en la virtualidad tiene url.
En la realidad hay muchos países y la virtualidad es un país en sí mismo.
Un país único.
Y se liga, claro, el que diga que no es así, miente.
Lo que me resulta llamativo es que la gente del canal que citas otorgue una connotación negativa al hecho.
El piropo es un hecho creativo.
El ligoteo es un hecho inherente a la vida social.
¿Por qué es malo?
Creo que la clave de todo es que internet supone libertad, fluidez y eso no gusta a quienes controlan la información.
La prepotencia moral es un flagelo en algunos sectores.
Me hace gracia tu comentario, Nómada, prácticamente no veo televisión, así que me pierdo de escuchar perlas como la que nos cuentas.


Pizarr:

Me gusta el plus que añade el blog al simple tema de las letras. Cada uno de nosotros hacemos lo que podemos o sabemos, lo haremos mejor o peor, pero de lo que no cabe duda es de que la manera en la que mezclamos imágenes con unas u otras letras, así como la música, va dando un perfil de la persona que cuando simplemente te limitas a leer un libro no recibes.
Hay quien dice que el escritor puede no entregar ni un ápice de sí mismo, yo siempre he pensado que de alguna manera el escritor por mucho que novele, entrega parte de si en sus escritos. De todas formas aquí es imposible moverse sin acercarse al tema de los afectos. Es imposible permanecer impasible frente a los comentarios o las muestras de cariño.
Creo que el mundo blog traspasa las pantallas de tal manera que es una revolución a nivel relaciones.


Muy de acuerdo, Pizarr.
Yo no suelo estar dentro de mis textos, soy especialista en evitarme.
Generalmente no parten de experiencias personales.
Estoy, sí, en los que dedico a mi familia y que llevan la etiqueta de venas, en los del Pez Fruta que hablan de mi hijo o en Jung Food que son transcripciones de sueños.
Pero esos textos siempre pasan la ficción.
Me aterra contarme.
Tanto que ni siquiera cuento lo que estoy leyendo, lo que me gusta comer, o la música que suelo escuchar.
Quien sepa leer la estética (colores, tipo de letra, disposición de los elementos) de los blogs puede sacar algunas conclusiones.
Quizás acertadas, quizás no.
Es una revolución en las relaciones.
Pero no es exportable.
Quiero decir que el modo en que te relacionas con una persona determinada en la realidad real no es el mismo en que te relacionas con esa misma persona en la realidad virtual.
Porque la comunicación implica códigos opuestos.
Porque la velocidad es diferente.
Por que las maneras de sentir no se asemejan.
Con esto no estoy asomando que las amistades virtuales no sean reales.
Lo son.
En este entorno.
A veces sucede que nos comunicamos estupendamente con una persona en la virtualidad y en la realidad somos incapaces de mantener el nivel de comunicación.
O que nos entendemos de maravilla con alguien en la realidad pero rechazamos su personalidad virtual.
Y puede que nos comuniquemos a la perfección en ambos contextos.
Pero siempre habrá dos códigos, dos velocidades y dos emotividades para cada sitio.

Lena dijo...

Anabel:

Creo que para mucho esto de los blogs ha tenido un origen más bien casual. ¿Cómo comenzaste tú? ¿Qué día dijiste, hoy me creo un blog? ¿Por qué el título de "Mil Orillas"?

En efecto, fue un comienzo casual.
Vi una foto. Eso disparó todo.
Recordé un aroma. Eso lo redondeó.
Mil Orillas me define.
Siempre he vivido entre orillas.
Crecí en Venezuela como española.
Estudié en colegios españoles, comí comida española, escuché música española y mi vocabulario era español.
Eso me creó no pocos conflictos con mi identidad.
Mi familia viene de Mil Orillas.
Españoles, Alemanes, Cubanos, Portugueses, Italianos, Ingleses, Barbarienses, Australianos, Peruanos, Chinos.
En Venezuela me llamaban la gallega, a pesar de aclarar hasta el cansancio que mis padres eran canarios.
En España me ven como latinoamericana.
Para la gente de allá, hablo con un marcado acento español.
Para la gente de acá, hablo con un marcado acento caribeño-argentino.
Yo me cogí tres sitios y con ellos hice mi propio país: Madrid, Canarias y Caracas.
Yo soy esa mezcla.
A eso hay que sumarle los lugares que enumeré arriba.
Soy además una apasionada del mar, del horizonte, del salitre.
De todo eso nace el nombre.


Marta

Sabes, me han estado afectado las pregunticas como "what's the point?". Así que mi pregunta para ti seria: ¿cuál es tu respuesta a esto? ¿Cuál es el punto para ti de tener un blog? Presumiblemente el desahogo creativo lo podrías tener de otras maneras, también como la documentación de tus proyectos y el feedback con seguidores... así que por que hacerlo en un blog?

Escribía textos cercanos a la columna de opinión.
Eso textos tenían caducidad.
Necesitaba tener un espacio para publicarlos.
Esa fue la idea primera.
Me planteé también que fuera una especie de cuaderno para desarrollar metáforas.
Descubrí que la respuesta de los lectores era un tesoro y un estímulo.
Barthes plantea en La cámara Lúcida lo siguiente:
(…) la fotografía reproduce al infinito lo que ha tenido lugar una sola vez; reproduce mecánicamente lo que jamás podrá reproducirse existencialmente (…) Hay algo terrible en toda fotografía: el retorno de la muerte.
La letra acompañando a la foto (narración, poema, relato) compensa lo estático, despliega una historia, otorga vida a lo paralizado.
Tropecé (y sigo tropezando) con imágenes, ilustraciones y fotos que necesitan ser contadas, que ocultan o contienen historias.
Para esto último, el blog era el lugar perfecto.
El blog me permite acompañar mis textos con fotos.
Muchas veces las fotos son el punto de partida de las historias que escribo, en otras ocasiones las imágenes complementan al cuento, al poema, lo redondean, le dan mayor profundidad.
Más que un desahogo creativo, el blog promueve una creatividad diferente.
Creo además que es el sitio ideal para publicar relatos gastronómicos sin encasillarme.
Me permite experimentar.
Me deja escuchar.
Por eso un blog.
En cuanto al conflicto que sientes…siento que es parte de la naturaleza del formato.
No conozco a nadie que no tenga conflicto con él.
El blog es ruidoso, hay gente detrás, en él se crea casi en vivo.
Por eso nos relacionamos con él desde la ambivalencia amor/odio.
Como con nuestros familiares y amigos más cercanos.

Lena dijo...

Nunú

¿Por qué empezaste a escribir un blog?
¿Cómo empezaste a escribir?
¿Siempre has tenido un mundo de ficción tan terriblemente original?

Tengo una teoría. Mi teoría es la siguiente: los blogs han democratizado el tema de publicar. Resulta que antes le tenías que gustar a una editorial, tener amiguitos o fuera lo que fuese para publicar y ahora los textos llegan a la gente sin intermediarios...

A mí me pasa que en mi vida normal me encuentro gente interesante pero TAN INTERESANTE como la que me encuentro en los blogs pues no. He aprendido mucho con esta gentecilla que pulula por estos mundillos...


Empecé a escribir muy temprano.
Y desde entonces no he podido parar.
Escribo ocho horas diarias.
Horario de oficina.
No tengo rituales ni extravagancias.
Escribo de día.
Cuando una buena jornada siento que el mundo se creó sólo para mí.
Cuando tengo una mala me impaciento.
Me levanto muy temprano para atender el blog y poder dedicar el resto del día a leer y a escribir.
Leo poesía dos veces al día.
Disciplinadamente.
Quizás ese sea el único ritual que hago.
Siempre he tenido mucha imaginación.
Me gusta contar historias.
A veces siento que ordeno mi mundo con las palabras.
Que me hago un universo divertido.
No hay nada que disfrute más que escribir.
En lo de la democratización tienes toda la razón.
Eso hace del blog un elemento fascinante.
Y por esa misma democratización es que tropiezas con gente interesante.
Después de apagar el ordenador esa gente está en la calle.
Sólo que no se adivina, no se lee en la frente o en la forma de caminar lo que escriben.
Ni haciendo una encuesta en la calle podríamos conocer lo que una persona creativa vuelca en su blog.
Es como cuando preguntan ¿de qué trata tu libro?
Se puede explicar con palabras pero nunca le hacen justicia a lo escrito.

Lena dijo...

Sylvie:

Sobre los blogs, una pregun...¿como podría convencer a mi jefe para que lo admitiese como parte de mi trabajo diarioooooo?????

Con un proyecto.
El blog es una herramienta que se usa cada vez más en el mundo laboral.
Los periódicos en sus versiones digitales los han incorporado a su cuerpo.
Las empresas tienen blogs.
Los presidentes.
Los reality shows.
Los canales de televisión.
La radio.
Los científicos.
Los artistas.
Los restaurantes.
Es un instrumento de amplia proyección.
Si diseñas un proyecto sólido en el que destaques las ventajas de difusión, la publicidad gratuita que significa para la empresa, lo convences.


Izaskun:
¿qué preparo de desayuno estos calurosísimos días?

Uno de los ejes de Mil Orillas es la alimentación.
Lo acompañan otros ejes como el mar (la tierra), la lengua (la letra), los sueños (psicoanálisis, filias, fobias), Amor (ausencia, afectos).
Los ejes se hacen círculos y se invaden entre sí.
La suma de esto es una escritura que aborda la memoria.
Lacan planteaba que Es necesario que la cosa se pierda para ser representada.
Supongo que escribiendo intento recuperar pérdidas.
Entre la memoria y la pérdida está la ingesta.
Y la cocina es una especie de sortilegio que funciona como la escritura: intenta también devolvernos lo perdido.
Abordo el universo gastronómico y alimentario pero no cocino.
(Aunque sé cocinar, claro, prefiero hornear letras)
Pero, como me has preguntado, te diré que puedes desayunar una rica brocheta de sandía, melón y piña.
Un pan con tomate y una caña.
Un batido de Kiwi amarillo.
Higos fresquitos.
O un yogourth casero con moras.

Lena dijo...

Solángel Roccocuchi:

¿es bueno o malo interactuar con quienes te leen? saber que piensan los lectores, digo, por la opción de comentarios de los blogs, o es mejor escribir sin saber nada. Siempre es bueno oír las opiniones........ pero afecta..... o no?
¿Eres más libre cuando escribes para el blog? cuando escribes, ¿sabes que lo haces para el blog o eso lo decides después?


Yo disfruto mucho conociendo las lecturas.
Me encanta saber lo que piensan los lectores y cada comentario lo siento como un regalo.
Valoro inmensamente el tiempo que se toma una persona para entrar en mi blog, leerme, organizar su lectura en ideas y escribírmela en los comentarios.
Es un privilegio.
Me llena muchísimo.
En tres años de blog no he tenido malas experiencias.
Tampoco comentarios desagradables.
Estoy muy agradecida, mucho, a veces dudo si les llega mi agradecimiento, si lo expreso con la fuerza necesaria.
Ojalá que sí, que sepan y sientan lo agradecida que estoy.
Los lectores de Mil Orillas construyen este espacio junto a mí.
Para mí son coautores de este blog.
Amo la relación con los lectores.

Soy más libre cuando escribo en papel.
En el blog escribo con más cuidado, con algo de cautela porque algunos lectores tienden a confundir al narrador con el escritor.
Y en ocasiones creen que hablo de mí.
Cribo los textos que podrían ser interpretados como personales.

Cuando escribo para el blog, es para el blog.
Hago lecturas de cara a Mil Orillas y tengo un cuaderno de notas que exclusivamente para el blog.
Escribir un post me toma cuatro horas aproximadamente.


Infinitas gracias a todos por participar.

gloria dijo...

Uf, Lena... no quedan preguntas, no quedan dudas, sólo un gracias enorme por acercarte a nosotros, por la casualidad de aquella foto en aquel diario, por tu necesidad de compartir lo que te produjo aquella foto que te empujó a que naciera Mil Orillas... ¡tres años!
He disfrutado muchísimo con esta entrada, supongo que porque estás tú y tu historia (y hasta tu novela) y todos tus amigos y el Hombre Pez, todo lo que te hace ser quien eres en medio de estas orillas que van y vienen.
Seguiré disfrutando de todos tus poemas, tus crónicas tristes, Juan, MEC, y todo lo que nos regalas aquí (y estoy segura que también disfrutaré con tu novela).
Un abrazo Lena, gracias por ser quien eres.
TQM.

Javier dijo...

Bonita tu historia literaria y de vida...
abrazo desde la pampa argentina
(el hombre nace del mar, del horizonte, del salitre, y de la tierra agregaría yo)
No olvides que hay personas, millones, que no vieron ni verán nunca esos horizontes sobre los mares.
Yo también cargo en mi sangre con muchas orillas, algunas terrosas y verdes, otras salinas y azules... además de otras que no conozco ni conoceré ya. Pero siempre seré de tierra... aunque aún navegue a la deriva.

Marcelo dijo...

Esto es tan maravilloso que me lo comí de un tirón, como si yo fuera una boa. Ahora mi cuerpo tiene la forma de Mil Orillas, y voy a empezar a deglutirlo lenta, placenteramente. Después de leerte, decir que conocer algo o alguien "fue un gusto" tiene otro sentido. Del sentido, culinario.
Un beso

Magah dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magah dijo...

Hola Lena!
Me devoré este texto, me cautivó ir conociendo de vos y como nació tu blog.
Entre tantas observaciones a este mundo del blog, me quedó pegado la expresión de que un blog debe latir.
Que lo haga lo manifiesta vivo, explicito, único, atrapado al autor y sus circunstancias, mas allá de que sea un diario o una ficción.
Inevitablemente transpiramos lo que somos y esa autenticidad es vista por el lector que elije, además del tipo literario que uno lleve adelante, la personalidad de quien se "esconde" o se "muestra" detrás de cada texto.
Algunas manifestaciones de la vida propia hace que del otro lado uno sea visto mas humano y ese aspecto conmueve.
Así me pasó con el comentario que dejaste, en la imagen que me hizo pensar en que la vida es impresionante. Fuiste contundente e impresionante energía de tu Pez fruto.

Amo la humanidad del otro y eso me lo permite el hecho de entender y aceptar las diferencias.
Gracias por tu valioso texto y por ese comentario que volvió a arribarme a estas Mil Orillas, conmovida y mas próxima a vos.

Un abrazo

MAGAH

Javier dijo...

Pintar tenedores en lugar de mares solo lo sabe hacer Juan. Y qué coincidente que tu Juan y el mío sean todos los Juanes. El problema de Juan, el error atróz que comete y que convierte su vida en un sinsentido, es el de quere salir, el de querer volar, porque Juan nació hombre, nació esclavo. Y su mirada sobre el mundo lleva el engaño de la utópica felicidad, que no es más que el recuerdo de algo que nunca vivimos.

Te dejo un gran abrazo, Lena. Me apunto este blog para no perderle pisada.

Salud!

mas de mi que de... lirio dijo...

De pe a pa de un tirón... ahora siento que en lugar de hablar por hablar tengo que digerir.

Besos desde mi alma satisfecha con tanto de ti, fue un placer acercarme a la que escribe desde otro angulo.

Gracias.

Goathemala dijo...

Ha sido tan maravilloso leerte y compartimos tal número de afinidades que voy a guardar esta entrada.

La escritura de los blogs es muy distinta de la de papel, me sorprende que en ésta digas que prodigas las frases largas. Tienes un estilo muy definido deonde, en efecto, prosa y lírica se disfrazan.

Me pongo serio si no escribo. Hay un universo de palabras que ha crecido conmigo y que me exige ahora una dedicación que no puedo darle. Ese será un tema a resolver son organización.

Un abrazo, amiga, gracias.

Guachafitera dijo...

Ahh qué maravilla. Transportas, deleitas y hasta logras reconciliarme con este género-medio. Sigo regresando a tu orilla.

Ti abbraccio forte.

Genín dijo...

La verdad es que yo abrí el blog por amigas que como Pizzar, Runa, Silvia Kreta y alguna que se me olvida por haber cerrado el blog y ya no están en circulación, y cuando me di cuenta que podía extrovertir mi sentido anarquico y escribir a impulsos, sin temática definida, jugando un poco, llegué hasta aquí, que es un momento de casi dependencia del blog, de sentir que me falta algo si no pasas y comentas, tanto en mi blog, como en el de los amigos, como el tuyo, con el que tanto me has hecho disfrutar.
Besos y salud

Troba dijo...

Felicidades, bella!

salud con Pilsen Callao!

en la Isla dijo...

Bonita... muchas felicidades... Se me hace un nudito la garganta...
Un abrazo enorme!!

Stalker dijo...

Interesantísimo, Lena. Algunas cosas que dices no las comparto (en especial no me parece bien no responder a los comentarios, porque lo más hermoso de un blog, a mi entender, no es escribir la propia ficción sino el diálogo, el entre-todos; pero eso depende de dóndo sitúa uno sus perplejidades), pero me parece una visión singular, acertada y valiente de esta realidad en eterna mutación, que ha derribado tantas barreras y continúa diciéndonos de otro modo.

abrazos

mc dijo...

Lena esto es una maravilla! Te confieso que en estos dias me sentia un poquito floja para escribir... Por eso la entrada de mi ultimo paseo parece sacada de un librito turistico. Me inspiraste, y entonces escribi lo de la escena familiar (cortico, pero simpatico) y pense en dedicartelo pero yo de despistada, se me olvido. En fin, te queria dar las gracias porque realmente me inspiras a escribir.
Lo de los textos siendo piedras flotantes que forman caminos es maravilloso.
Por que no pones las respuestas a las preguntas como un post? Me parece que estan un poco escondidas aqui en la parte de comentarios.
Un gran abrazo
mc

Belén dijo...

NO tengo nada mas que añadir, sólo qu eme gusta leerte

:)

Besicos

yurenaguillen dijo...

Felicidades, Lena, por estos tres años que son, únicamente, fruto de tu trabajo, de tu esfuerzo y de tu creatividad. Has confeccionado un post que iguala en partes lo personal, lo tierno con lo interesante y práctico y resuelves muchas dudas.
Siento enormemente no haber podido enviarte todas mis dudas en cuanto a los blogs (Y mira que eran muchas)... Algunas se han disipado tras leer la entrada y los comentarios.
Sólo quiero que sepas que es un lujo ser una de tus lectoras.
Un beso.

alfaro dijo...

Lo he leído y releído, Lena, interesante y recopilatorio,
me ha hecho gracia la fotografía...,
Un beso.

silente dijo...

Soy nuevito en tus orillas, pero estoy aprendiendo de apoco a no esquivar piedras flotantes.

Beso silente.

Codorníu dijo...

Gracias, Maga.
Tu comentario me colma.

No obstante, quisiera decirte que me consideré suficientemente recompensado ya en aquel momento; cuando entrando en la sala escuché de tu boca eso que ahora leo más detenidamente:

"La foto mostraba a una chica limpiando una carnicería judía en La Habana. Esa imagen escondía historias que no estaban contadas
...la estrella de David en una isla del Caribe"

La imagen te estaba esperando, Maga: no lo dudes. Son de esas cosas que se encuentran por algo.
Mira tú, por lo que era.

Me quito el sombrero.
Un beso, amiga.
Pepe Codorníu

Malvada Bruja del Norte dijo...

Me he sentido identificada con cosas:

El ver una imagen, un gesto y tener la necesidad imperiosa de crear una historia con ello.

Como tu escribo ficción, lo hago en primera persona porque me gusta imaginarme en la piel de otros. Es una catarsis parecida a la de los actores, aunque luego me resulte cansino recordar que no, no me ha pasado a mí.

Y sí, la inmediatez en la respuesta del lector puede "intimidar", pero también es terriblemente motivadora.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Me olvidé, gracias por hacernos partícipes de todo esto Lena. Gracias por compartirlo con tod@s nosotr@s.

Nómada planetario dijo...

Sumada la entrada con los comentarios te habrá supuesto un esfuerzo ímprobo, tanto mogollón.
Muy bien analizado en profundidad el fenómeno de los blog. Solo cabría añadir, desde el punto de vista de los teóricos de la comunicación, que la principal ventaja que presenta es que todos podemos ser EMIREC (emisores y receptores), casi simultáneamente.
Solucioné los problemas al emplear otro navegador distinto de IE.
Saludos desde un día de PP (playa y piscina), nada de política, eh.

karina dijo...

Oh Lena muchas gracias por toda esta información que compartes tan interesantemente contada y detallada y resumida a la vez, por toda esta gentileza maravillosa de responder nuestras inquietudes y conectarnos en nuestros sentimientos de escribir en los blogs y leernos y retroalimentarnos y que gracias a tu tarea, nos logra, para mí, acercar más.
Toda mi admiración y un beso.

Karina

DaliaNegra dijo...

Me deja asombrada tu talento y no es la primera vez que me pasa.Vine antes de que dejaras tu comentario en mi blog, pero no puse nada porque tengo que releer esto y digerirlo poco a poco, aunque lo que he podido asimilar ya me basta para afirmar que es una suerte poder leerte y aprender de tí.Felicidades,Lena, y gracias***

nano dijo...

.:.

es maravilloso la manera como analizas algo tan íntimo, tan cercano...

creo que debe ser la cultura europea...

nosotros, los latinoamericanos (o los caribes) nos cuesta un mundo desligarnos y sentirnos en perspectiva para poder analizarnos o analizar lo que hacemos desde adentro...

se nos es casi imposible salir de nosotros...



las obsesiones son maravillosas, sobretodo si no las podemos controlar...



.:.

siempreconhistorias dijo...

Gracias por los desayunos, Lena, por la denuncia de plagios, por las respuestas, por mantener el magnífico blog que tienes.
Gracias.
Un beso.

Waiting for Godot dijo...

Lena: Solo una anecdota que te he contado, en ese momento eramos muy pocos los bloggeros y como bien dices era un circulo para venezolanos o españoles, por lo general, te lei, te comente muchas veces, pero mis comentarios no aparecian en tu blog esperando a ser moderados por ti, me ponia nerviosa que no quisieras publicar lo que pensaba de tus escritos, hasta que un dia te diste cuenta y los publicaste todos de una, tu misma descubriste que tenias un monton de seguidores, entre los que, thanks god, sigo.
Un beso.

-Pato- dijo...

Gracias a vos Lena.
Siempre, siempre gracias a vos por infinidad de cosas, pero la fundamental por la emoción a flor de piel con la que siempre me quedo luego de leerte.

He tenido que correr a prepararme unos mates para que el placer fuera mayúsculo.
Y lo ha sido.
Por todo lo que has compartido con enorme generosidad.
Porque cuando te leo siento que decis de manera genial, algo que yo no puedo decir y me bendigo de leerlo de tus manos.
Por esa novela que deseo leer muy pronto.
Por la sonrisa y el arcoiris del pez fruta con dientitos de leche.
Por Andrés y Ariel.
Por los secretos compartidos en fotos :)
Por esas mil orillas a las que me hacés llegar cada vez que te leo.
Por MEC y sus fobias.
Por la ternura infinita de Juan.
Gracias a vos mariposa con zapatillas :)

¡¡Besos y felicitaciones Lena Yau!!

pepe pereza dijo...

Mil millones de gracias por tu ayuda. desde hoy, aquí tienes un amigo.
abrazo

Marsu dijo...

Lenita, gracais por compartirlo con nosotros. Tenia mucha curiosidad.
Tb concuerdo con todo tu analisis.
Beso.

Marta dijo...

Querida Lena,
Muchisimas gracias por este post tan in-depth! ahora siento que te conozco mejor, nos has dejado entrar un poco mas en tu mundillo y en tu experiencia intima con tu actividad creativa. Maravilloso! Gracias ademas por responder metodicamente cada una de nuestras preguntas, se que esto de debe haber tomado mucho tiempo, asi que lo aprecio infinitamente!
Felicitaciones por la publicacion de tu libro!!!!!!!!!! Sera que lo puedo comprar online? Me encantaria leerte y tenerte de referencia siempre a la punta de mis dedos!
Un beso,
M

mas de mi que de... lirio dijo...

No hay de que Lena.
Solo hice lo que me gustaría que hagan si estuviera en la piel de Pepe Pereza.
En realidad a quien hay que darle las gracias es a ti por participar de forma tan activa en algo que solo de blog en blog se puede defender.

Mas besos desde mi alma.

Isabel chiara dijo...

Muy interesante, Lena, de hecho el blog no sólo democratiza la comunicación y permite esa interactividad que remueve las tripas del autor y lo ejercitan en este sano deporte de la escritura. También sirve -acabo de comprobarlo, creía que eran habitas contadas lo del plagio- para crear lazos solidarios, tan necesarios.

Un abrazo

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Lena! Sin proponértelo eres una maestra para mi. Tu talento te pertenece, vamos, pero me inspira de una manera, que no tienes idea. Leer este hermoso post me ha permitido entrar un poco en tu mundo, en saber de qué estás hecha, que ya lo sabía, pero es muy sabroso leerlo de ti, que lo digas. Yo aprendo con cada prosa, con cada poema, con la forma sui géneris de contar cada anécdota. Y cuando, en medio de mis ocupaciones, encuentro el momento de escribir, tu estás por allí animándome, ilustrándome, iluminándome el camino. Yo, definitivamente, te veo como un hada madrina de mi escritura. Ojalá nunca dejes de estar allí. Muchos besos y felicidades por "Mil Orillas". Ya quiero atesorar esa novela...

Jackie dijo...

Que rico fue sentarme aqui con un cafe con leche (yo no tomo cafe, es para las ocasiones especiales) y saborear tu ponencia y las preguntas y respuestas.

Que maravilla.

En el mundo de los blogs estas en el top 5 de mujeres inteligentisimas que he tenido el privilegio de conocer.

En realidad conocerte me cambio, me hizo mejor persona (aunque no se me note)y le puso mas colores a mi vida.

Hace poco estaba recordando a mis primeras bloggers favoritas, las que me hacian correr en las mananas a la computadora, las que me hacian morir de envidia por no tener su ingenio, las que me causaban total admiracion por una cosa o por otra: caty, merche, geo, adriana, vicky, MO, pato.... todas se fueron de maneras diferentes (pato regreso!!!, que suerte) menos tu. Y para mi tu compañia bloguistica es super valiosa, tienes que saberlo.

En fin, esta telenovela que estoy escribiendo es para decirte que encuentro sumamente acertado lo que has escrito aqui y que las gracias te las tengo que dar yo por dejarme leerte durante 3 años.

El infinito placer es todo mio.

Felicidades.

elshowdefusa dijo...

No he querido leer lo que te han escrito los demás, porque el complejo crecería y crecería. Te leí el otro día. Pero no supe qué decir. Y hoy tampoco lo sé, pero quería que supieras que he pasado, que he leído, que he sonreído, que me he sentido orgullosa de formar parte de toda esta orilla bañada por tus palabras. Y que me ha encantado sumergirme en una Lena de verdad, de fuera, que no es diferente a la de dentro. Y darte las gracias por este texto, porque es maravilloso. Lo enlacé en mi última entrada incluso. Tienes, como dice Alfaro, una voz poderosa. Y no fue suficiente con esta entrada que has tenido que defender a Pepe Pereza, y a todos, del plagio. Eres una reina, pero como dios manda, Lena, una REINA.
Te admiro muchísimo.

Fatima dijo...

Siempre leo tus post (al menos) dos veces. La primera en diagonal (es una manía desde niña). La segunda, totalmente en horizontal. La primera me sirve para descubrir si lo que voy a leer me va a gustar o no (en tu caso, creo que podría ahorrármelo, porque ya sé que me va a gustar desde la primera linea). La segunda me sirve para maravillarme por la capacidad que tienes para construir frases a partir de palabras (senzilles, tendres i màgiques...). Tus collares de palabras.

Un beso muy grande, Lena

Uno igual para el pez fruta.

Y qué bueno haber caído por aquí (no hace tres años, pero me he ido poniendo al día )

ZARA dijo...

Pero qué bien escribe mi china favorita...
Me he mudado de casa, pasa a verme, que me hará ilusión.
Yo pasaré en breve por Madrid.
Un (b)eso

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

me tomé mi tiempo pero valió la pena, hermosa!

Magah dijo...

Permiso Lena:
Gracias por tu deseo de que dure el malentendido.
Aquellas palabras a esa imágen que responiste desde tu humanidad, desde tu dolor de mamá, me ponen hoy frente a tus palabras queriendo compartir algo, que de seguro alguna vez escribiré, pero para lo cual hoy, como vos, aun no estoy preparada.
Hace poco tiempo encontré ese amigo, que vale para mí mas de lo que pesa.
Hace ya casi dos años, perdí a mi amigo de la vida. Recorrimos juntos, acompañados, a la par, 35 años, siendo amigos solidos, verdaderos, fieles. Un día se fué, despacito, casi pidiendo permiso y sin embargo queriendo aferrarse a toda costa.
Se murió casi en mis manos y sinceramente nunca pensé que la vida volvería a regalarme otro como él.
Por eso agradezco tu buen deseo.
Otro abrazo Lena.

Prado dijo...

has escrito el perfecto manual del blogger escritor. te he enviado un mail con información sobre tu cinta perdida. un abrazo.

pepe pereza dijo...

¡Joder, me encanta como escribes! me alegro de lo que ha pasado (el famoso plagio) solo por haberte conocido.
abrazo

Manuel dijo...

Mi muy querida Lena:
Bueno, no se está mal aquí.
Sólo que de vez en cuando pasan cosas raras.
Pero no podía declinar la invitación de mis buenos amigos, Úrsula Iguarán y José Arcadio Buendía.
Me costó llegar a Macondo (no me pidas que te desglose el selvático itinerario). Pero juran y perjuran que saldré de aquí volando, un ungüento de Melquíades.
A veces desaparezco de una ponencia, quizás tú sí puedas decirme dónde leerla... Por si acaso, compraré un billete para Milorillas.
Tuyo afectísimo,
Manuel García Márquez.
PD.- ¿Yau? Suena a chino. ¿No te escuché yo en la radio, en La ciudad invisible?

Manuel dijo...

Aterrizo...
Contar historias o recitar canciones (la poesía fue primero música natural, viento, cascada... y después palabra) es básicamente un juego. Un juego de ociosos (si tuviésemos que rebuscar sustento en un vertedero, no estaríamos en éstas lides), pero no necesariamente un juego ocioso. Las historias y los poemas no cambian el mundo, pero sí nuestra manera de percibirlo o vivirlo; lo que para el caso viene a ser casi lo mismo.
El blog permite jugar a una velocidad endiablada. Y también satisfacer la vanidad de publicar en un santiamén. Eso significa que el viaje y su final pueden ser igual de celéricos y/o alentadores y/o decepcionantes.
Además la versátil plasticidad del medio (fotos, vídeos, canciones, enlaces...) hacen del blog un ciudadano casi privilegiado de la nueva ciberciudad del dios internet.
¿Por qué hago esto?
Como le dijo a James Dean el chico que se despeñó compitiendo con él en una carrera suicida (¡qué guapa estaba Natalie Woood!):
-En algo tenemos que emplear el tiempo.

Fogel dijo...

Lena, cuanto material!! y de buena calidad. Yo creo que algunos Blogs, como el caso de tuyo, seleccionando y remasterizando aquí y allá, deberían ser publicados en papel, con el formato de una revista atractiva, en fasículos coleccionables y encuadernables.

PD:(Me gustó la idea):)

un abrazo blogeriano

Anónimo dijo...

Hola Lena!
Excelentes investigaciones sobre la escritura digital. Eres muy abierta y nada prejuiciosa con este formato.
Sobre tus textos y cuentos, dices que haces todo lo posible para evitarte por completo, pero ¿cómo lograrlo a tal punto?. Yo creo que en este medio se hace más difícil ocultar o evitar la personalidad dentro de la ficción que en el papel, no sé si haya más pudor al haber respuestas e interacción inmediata, entonces suele haber cierto temor de que se confunda al narrador con el autor. Creo que es uno de los puntos flacos de este formato, el hecho de que exista esa confusión entre personaje y autor debido a la relación cercana entre lector y autor.

Besos.
Paulina

(* dijo...

Lena, infinitas gracias, que es lo único que ahora mismo me sale decirte. Y que qué alegría por haberte descubierto, por poder felicitarte hoy por estos tres años de orillas de espuma, letras y sabores, y cada día, siempre, por todos tus textos. Porque ya te lo dije una vez, cascabelean tus palabras, conducen a ese no-sé-qué que hace que de pronto te veas sonriendo en el espejo, tienen la frescura de una ola que llega hasta la tierra y nos hace cosquillas en los pies. Mi emocionada enhorabuena, linda, por este texto, que es una maravilla, y por todo lo demás.

Un besazo.

PIZARR dijo...

Gracias por esta maravillosa crónica de la historia de tu escritura, de tu blog y de todas esas letras que llenan tanto tu vida.

Gracias por contestar a todos nuestros comentarios

Y ya sabes que mi nariz sigue pegada a los cristales esperando la hora... ya nos dirás...

Un abrazo

MAREADEMOCIONES dijo...

Mi querida Lena,

que rico es levantarme un sábado después de una dura semana y encontrarme contigo a través de tus letras...
gracias por la generosidad de regalarnos tu historia. Para mi es gustazo leerte, disfrutar de tus letras, y de tu talento.
besos muchos!!! y un cálido aplauso para ti.

CONSCIENCIA dijo...

Hola Lena! ante todo mil disculpas, podria decirte muchas cosas, pero a decir la mas pura verdad sentia ganas de un tiempo estar desconectada del blog.Debo aclararte que siempre escribo mas en papel que en una portatil por lo cual aunque me aleje no deje de escribir un solo dia. Te escribo a tu correo para comentarte algunas cosas. Por cierto felicidades y cuando ya tengas el libro a la venta me avisas ok?. Cuidate y todo bien gracias por tu comentario.

Solfeliz dijo...

Hola Lena...

Que aporte tan importante para mi universo personal...sólo puedo decir desde acá...GRACIAS, así de grande. Lo que acabas de compartir con ese lector que está frente a la pantalla (soy uno de ellos)demuestra que podemos estar más allá de egoísmos y de palestras de alabanzas. Merecidos todos los elogios, de nuevo, felicitaciones por el éxito y la humildad.
Un beso, saludos

Pamela dijo...

Toda una mirada. Me has dejado pensando y encantada de la vida volveré por acá . Un abrazo

NuNú dijo...

Gracias por todas las respuestas y por esta crónica. Habiéndolo vivido de primera mano, tengo que decir que me emocioné, no sólo por conoceros sino también porque por una vez se hablaba en una conferencia de algo que yo he vivido así tan profundamente.
Me escabullí y ahora te debo un té o lo que tú quieras.

Besos

Naida dijo...

Lena:
Hace pocos días descubrí tu blog. Hace pocos meses abrí el mío. Leí tu texto acerca del aniversario de tu blog (felicidades) y me sentí identificada. Me atrae el sentido del arraigo... del desarraigo más bien, soy venezolana y me encuentro en la Florida. Hice hallacas con mi esposo (peruano) hace 2 navidades aunque a mí no me gustan (soy de mal comer...) pero quería sentir el calor de la familia (mi esposo y yo nada más) haciéndolas por dos días.
Me alegra que tu blog te haya llevado a una novela. Quisiera leerla, se puede comprar en Amazon?
Espero pasar por aquí frecuentemente y si tienes tiempo visita mi blog, es acerca de cosas cotidianas.
Un abrazo y felicidades otra vez.

Tarántula dijo...

La verdad es que este texto ha sido mágico, me he enamorado de la progresión y la dedicación que has invertido.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails