4.10.11

De gustibus non est disputandum



      Imagen by Aimee Artsyville


(Para la tortilla de patata con salsa brava)

Leyó la tarjeta del ramo por enésima vez:

Tortilla.
Salsa brava.
Tú y yo.
Te veo a las 22.
Curro.

Xiomara buscó a tientas en el armario.

Su mano tocó la bolsa de terciopelo.

Dentro de ella, sus zapatos amuleto.

Jamás le habían fallado.

Mientras se calzaba, sonó el timbre.

Era él.

Curro la saludó con dos besos rápidos, se encerró en la cocina y desde allí le pidió que regresara a su habitación y no saliera hasta que él la llamara.

Xiomara obedeció.

Media hora más tarde, recibió la señal.

Al salir, encontró la mesa servida.

En el centro, una fuente con tortilla de patatas bañada en salsa roja.

Él corrió la silla y la invitó a sentarse.

Ella se llevó la servilleta al regazo y dijo:


- ¡Qué detallista eres!… ¡Tortilla con kétchup!


Curro simuló un ataque al corazón mientras gritaba:


- ¿Ketchup? ¿Kétchup? ¿Kétchup? ¡Es salsa brava! ¡Te escribí en la tarjeta “Tortilla y salsa brava”!


- Parece kétchup. La única salsa brava que conozco es la que se baila en el Caribe. Entendí que comeríamos tortilla e iríamos a bailar.


Curro le comentó que no sabía que había salsa para comer y salsa para bailar.

Xiomara estiró las piernas para enseñarle sus zapatos.


- ¡Son mis zapatos de baile!


Se miraron y rieron.


Ella comió la tortilla sin quejarse del picante y le dio lecciones de baile después de cenar.

Él aceptó probar un pedacito de tortilla con kétchup y bailó salsa brava intentando seguir el ritmo sin pisarla.

Y aunque sus preferencias no coincidían se entendieron.

Entre sus gustos no hubo disgustos.


__________________________

11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Y fueron felices unos tres o cuatro años hasta que una noche se empezaron a golpear con un fuet y un jamón y acabaron en comisaría con el menú para detenidos.

Besos.

Nacida en África dijo...

Mi querida Lena: Para que luego digan que hablamos el mismo idioma :) Recuerdo que una vez en Venezuela pedí que me explicaran en que consistía un postre que venía en la carta y cuando me dijeron que era "un papelón acanalaito" no supe si reir o llorar. En serio, quieras que no el hecho de tener palabras diferentes enriquece el lenguaje.

Y a lo más importante...¡consiguió que la llevaran a bailar! :)

Brisas y besos.

Malena

Gemma dijo...

Pues que les quiten lo bailao entonces.
Besos, Lena.

Genín dijo...

Además, de niños nos enseñaron que el orden de los factores no altera el producto...
¿O no es cierto?...jajaja
Besos y salud

mc dijo...

JAAAA! AY Lena, perdon, es que me dio demasiada risa, yo tambien pense que lo de la salsa brava era una invitacion para ir a bailar.

Marcelo dijo...

Los amores eternos pueden durar lo que quieran. Lo que no puede avanzar ni un ápice es un amor hambriento. Y no me refiero a hambre metafórica...
Preciosa tortilla esta entrada, bien brava.

Adriana dijo...

o sea que la cosa no era en el mani es asi?

que desilusión

y encima tuvo que comer picante!

para que luego digan que el amor no es estoico jajaja

Vagamundo dijo...

En las historias de amor ocurre lo que tiene que ocurrir, y dura lo que tiene que durar. Pero ciertos momentos son eternos.

zer0gluten dijo...

Como me ha gustado esta historia, te lo juro. He estado con la sonrisa desde el principio, hasta el final.
Un beso grandote, grandote.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Lo mejor es compartir todo, así todos contentos.
Me ha encantado leerte.
Besicos muchos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails