10.2.16

Cuba / Venezuela : una denuncia que son mil y un SOS ídem.

                                   Foto: Juan Montemayor.


Fui a Cuba desde Caracas en el 92.

En la maleta llevaba café, leche en polvo, jabón de ducha, jabón de lavar, desodorantes, tubos de pasta dental, maquinillas de afeitar, tiritas, algodón, medicamentos cotidianos y medicamentos especializados.

Voy a Venezuela desde Madrid en el 2016.

En la maleta llevo café, leche en polvo, jabón de ducha, jabón de lavar, desodorantes, tubos de pasta dental, maquinillas de afeitar, tiritas, algodón, medicamentos cotidianos y medicamentos especializados.

La Cuba del 92 vivía un "periodo especial" "consecuencia directa" del cese de la Unión Soviética, de la caída del muro y su efecto dominó y del bloqueo de Estados Unidos.

La Venezuela del 2016 vive en la anomia, en el desabastecimiento absoluto, en una alarmante crisis sanitaria sin precedentes, en la inopia, "consecuencia directa" de la "guerra económica" con el "imperio", de los malévolos empresarios que no producen, de los aviesos comerciantes que esconden los productos, de los pacientes caprichosos que se enferman a propósito para comprar más medicinas de las que necesitan, de los enfermos con espíritu saboteador que llenan las urgencias para colapsar los hospitales, de los habitantes que comen en exceso y se niegan a usar los maceteros de sus hogares para cosechar patatas y tomates y de los ciudadanos irresponsables que se quieren duchar a diario y que pretenden lavarse los dientes después de cada comida.

A esto hay que sumar el espíritu aventurero y osado de los venezolanos: les encanta salir a la calle porque la posibilidad de bala en la piel es un subidón de adrenalina de goce glorioso.

Si yo no fuera venezolana se me caería la mandíbula cada vez que leo un correo en el que se me pide un medicamento "que tengo que tomar de por vida desde que me asaltaron y la bala me penetró el hígado, el pulmón, el bazo".

Nada de esto es exageración y lo que se lee como sarcasmo tampoco lo es.

El discurso del régimen pone las culpas en los lugares que enumeré.

Sirva esta información para los que desconocen lo que sucede en mi amado y golpeado país.

El Ávila en Caracas y me la envía mi querido @maestroajicero 

El amor, la amistad y la belleza persisten allí. 

1 comentario:

Genín dijo...

Esperemos que no llegue a pasar aquí lo mismo si hacen el "frente popular de progreso" los de Podemos con el Psoe y los separatistas... :(
Besos y salud

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails